CPC

Centro de Pensamiento Caribe

Home Carta Abierta a Candidatos

Hola Candidatos, estás en las puertas de un proceso electoral, el 11 de Marzo será otra fiesta del sufragio en Colombia, donde elegiremos a nuestros representantes ante el congreso de la República, pero debo admitirles que estoy altamente preocupada, y es porque de un momento a otro dejé de escuchar hablar a políticos sobre política, para escuchar hablar a políticos sobre negocios. Sí, así de simple, nos debatimos hoy entre la lucha anticorrupción de los candidatos a presidencia y las largas escuelas electorales de quienes deshonran nuestra lucha constante por legislar para reglar, no para ganar.

Hoy quiero dejarles un mensaje a ustedes candidatos, y a la población juvenil de Colombia, no construyan la generación corrupta que deberán combatir en el futuro, no hablo de todos, tal vez son algunos, pero los hemos visto arrebatarnos el sueño de ser el cambio, convertirnos en sus cuerpos y semejanzas, han destruido una generación que quería dejar la historia marcada con su voz y se han adentrado en todos sus espacios, es sus formas de participar, hasta en sus votos, SOBRE TODO EN SUS VOTOS, creemos en ustedes, pero hemos llegado a verlos convencernos que lo bueno de la política está en el clientelismo, nos mal enseñaron el significado de poder, y lo convirtieron en sinónimo de beneficios, y ¡no!, no se dejen engañar jóvenes, que poder es sinónimo de responsabilidad, y sabemos la gran responsabilidad que es un país. No aprendan a repartirse los empleos y sentirse orgullosos de deber el “favor” de que los hayan contratado, porque créanme, ganan mucho más ellos, al tenerlos a ustedes ahí. Nos han enseñado “como es que hay que tratar a la gente” porque “ellos no saben lo que quieren”, y sí lo sabemos, tenemos en claro que Bellas Artes se está cayendo por pedazo, o que la Universidad Autónoma del Caribe ya va para un mes de estar en paro, tenemos en claro que hemos dado clases con 56 personas asinadas en un salón sin ventilación y hemos sido testigos de manifestaciones que evitaron la reforma de la ley de educación, ¿pero hoy?, los proyectos aprobados siguen siendo en su mayoría declaratorias de días festivos, o reconocimiento a vida y trayectoria de máximos exponentes, ¿pero cuándo podremos construir una historia donde nosotros seamos protagonistas?, ¿cuándo nos podrán escuchar a los investigadores, o los jugadores, o los cantantes, o teatreros, o ingenieros, comunicadores, abogados, cuándo podrán escuchar a quienes han estudiado el territorio y tienen verdaderas ideas de proyectos de ley?, ¿cuándo lo harán sin pedirnos prebendas políticas?. Y como si fuera poco, destruyeron la mística de los partidos, los volvieron familiares y nos echaron al final de la fila de espera, porque nunca se es muy joven para arriesgarse ni muy viejo para ser.

Y siento mucho si hay candidatos que no son así, y a nuestros maestros, los que se han dedicado a enseñarnos la benevolencia de la sociedad, a ellos, debo decirles que cuando entramos a la acción, dejamos de escucharlos, y pedimos a gritos conocer “la mala política” “porque esa política si da”, así, como lo dice la expresión, es una plaga, una enfermedad de la cual nos queremos untar, pero hay unos que se salvan, o tal vez son inmunes, y a esos, que logran llegar, los olvidamos. “Porque nuevamente, la política no se hace con buenas acciones”, les escribo esto, porque creo conveniente que sepan, que los estamos culpando a muchos por acabar con las historias de nuestros abuelos, cuando se atrevieron a nadar en contra de la corriente, y se sintieron libres, porque acorralaron nuestra libertad y la convirtieron en un objeto, con valor, pero no cualquier valor, con el mismo valor con que pensamos primero en modelos económicos que acaben con nuestras tierras, porque claro, viven para ustedes, pero se olvidan que en 50 años, una jóvenes, de su misma sangre estarán muriendo, por esas decisiones, las que hoy, no consideraron tan importantes.

No nos maten nuestros sueños, ni nuestras ganas de trabajar, que nunca un joven apasionado ha sido tan necesario para salvar un país, no nos convenzan de que no podemos, porque no nos conocen. Se olvidaron de los jóvenes que fueron y como aprendieron una a una las mañas que hoy pregonan, pero que a ustedes les hayan destruido su ímpetu, no los hace merecedores de destruir el nuestro, llévense sus etiquetas, sus “yo conozco como funciona esto”, sus intentos por hacerse merecedores de nuestras luchas, porque si no creen en nosotros, crean un país sin esperanza, sin futuro, con los corruptos que mañana, haciéndoles la vida imposible deben vencer.

Recuerden que fuimos niños, y crecimos viendo noticias de masacres, persecuciones, acusaciones, robos, engaños, política, estado, llamas, caos, ¿y ahora?, crecimos no para buscar la paz, sino, para hacerla una realidad… Pero no arruinen nuestra generación, no le enseñen a ser como ustedes, porque si creen que en política son unos maestros, lamento darles la mala noticia, que este país… Les quedó grande a la mayoría. Éxitos a todos en estas elecciones, y cuando voten, piensen, ¿cómo puedo hacer a Colombia grande otra vez?. ¡Hagámos a Colombia Grande Nuevamente!

Cordialmente,

Paola E.